Seremos recuerdos: Reseña del libro de Elísabet Benavent

Reseña del libro seremos recuerdos de Elisabeth Benavent

Hasta ahora en este blog nos hemos centrado en libros de romance gay o libros homoeróticos. Pues bien, creo que ha llegado el momento de ampliar horizontes y hablar de otros tipos de literatura romántica o literatura chick lit. Porque me gusta, porque la leo y porque quiero compartir mis lecturas y mis opiniones con vosotros/as. Así que vamos a estrenar esta nueva categorías del blog “Novelas Románticas” con un referente del género en nuestro país, la escritora Elísabet Benavent, también conocida como Betacoqueta. En este post os cuento mis opiniones de uno de sus libros, una novela titulada “Seremos recuerdos” y que pertenece a la saga “Canciones y recuerdos”. La he leído y esto es lo que me ha parecido.

Sinopsis

El libro es la segunda parte de “Fuimos canciones”. Sigue la historia de Macarena, una chica que tras romper con Leo, su novio de toda la vida quiere empezar de nuevo. Junto a Macarena están sus mejores amigas Jimena y Adriana, que tienen sus propios problemas. Mientras que Macarena intenta compaginar su trabajo como ayudante de la influencer de moda Pipa, Jimena se obsesiona con el hecho de que su nuevo novio estuviese con un hombre antes que con ella y Adriana tiene que asumir que le gustan las mujeres.

El mes pasado se anunció que “Fuimos canciones” y “Seremos recuerdos” tendrán su versión cinematográfica con la siempre estupenda María Valverde (de la que confieso que estoy un poco enamorada) en el papel de Macarena y Álex González en el de Leo.

Opinión de “Seremos recuerdos”

Lo que me ha gustado

El libro es un maremágnum de emociones e historias que se desarrollan en escenas muy rápidas a las que a veces es difícil seguirle el ritmo. No me he leído la primera parte de la saga, pero aún así no siento que me haya perdido nada, los personajes están muy bien presentados.

La historia me ha gustado, aunque no puedo decir que haya empatizado con la protagonistas. Creo que es algo que pasa mucho con las obras de Elísabet Benavent: te gustan, las lees con ganas, pero te encantaría agarrar a la protagonista por los pelos y decirle “¿pero tú no ves que estás haciendo el idiota hija mía?” Aún así la historia engancha y el libro se lee rápido.

También los libros de Betacoqueta tienen otra cosa y es que se consideran literatura romántica-erótica. Vamos, que es la escritora que yo querría ser, pero con protagonistas heterosexuales (yo con vender lo mismo que vende ella también me conformo ¿eh?). Pero al grano, que me desvío. “Seremos recuerdos” no tiene demasiadas escenas eróticas pero las que tiene me parece que están bien escritas. No es demasiado explícita, pero dibuja bien el contexto. Una amiga mía la critica porque dice que en sus libros, el sexo es siempre demasiado ideal. Creo que eso es un pecado del que cojeamos todos los que escribimos alguna escena de este tipo en mayor o menor medida.

Por ejemplo yo tengo libros como “Mi mejor amigo” donde al principio del libro uno de los protagonistas está obsesionado con el tamaño de su pene, pero soy consciente de que incluso con esa premisa el sexo que describo, en general, resulta bastante satisfactorio para mis protagonistas. Así que sí, las escenas eróticas de Elisabet Benevent son bastante idílicas pero ¿podemos culparla? A mí, como lectora, me gusta ver que los protagonistas con los que estoy viviendo la historia disfrutan de su sexualidad y tienen un sexo que les satisface.

Entonces en el apartado de cosas que me han gustado de “Seremos recuerdos” tenemos: la historia y las escenas de sexo. Ahora toca señalar algunos puntos flacos.

Mi opinion sobre la novela seremos recuerdos

Lo que no me ha gustado

Para mí lo peor del libro ha sido la historia de Adriana con su marido. Sin entrar en muchos detalles, la última escena del marido de Adriana, que en todo el libro había parecido un chaval majo y normal te deja como… ¿WTF? ¿De dónde ha salido este plot twist? Tiene muy pocas escenas en el libro como para, de repente, mostrar facetas de su personalidad que nunca se habían visto ni intuido. La verdad es que me pareció muy forzado (si habéis leído el libro ya sabéis de lo que hablo).

Otra cosa que no me ha gustado demasiado ya la he comentado por encima. Soy incapaz de sentir empatía por la protagonista. ¿Por sus amigas? Quizás, pero Macarena me pone, francamente, un poco nerviosa. Pide consejo a sus amigas para todo, se enfada con ellas si no le dicen lo que quiere oír y, desde luego, no tiene ninguna intención de hacer caso a los consejos que ha pedido. Además me parece que se pone bastante el chaquetón de víctima cuando tú la ves desde fuera y piensas “si lo tienes todo mujer, ¿de qué te quejas?”.

Así que estas han sido las dos cosas que menos me han gustado del libro. Si habéis leído “Seremos recuerdos” dejadme un comentario con lo que os ha parecido y, si no, yo os recomiendo que le deis una oportunidad. Aunque no es una novela perfecta, desde luego es muy entretenida y para un viaje, unas vacaciones o un fin de semana en el que queráis leer algo ligero, es perfecta. Por mi parte, vuelvo el jueves con más temas de ficción gay.

¡Nos leemos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *