Cómo escribir diálogos en una novela

todas las reglas gramaticales para saber cñomo escribir diálogos correctamente, puntos, guiones, comas y más

Este post lo hago para vosotros tanto como lo hago para mí. Aprender cómo escribir y puntuar correctamente los diálogos de mis libros ha sido una de las cosas más útiles que he aprendido en estos últimos meses.

No es que usar los signos de puntuación y conocer qué giones usar sea muy complicado, pero creo que es algo que se dar por hecho cuando empiezas a escribir y, en la mayoría de los casos, nos equivocamos. Así que vamos a ver cómo usar correctamente cada raya y punto que necesitamos en los diálogos de nuestra novela.

¿Qué son diálogos?

Consideramos diálogos a toda parte de nuestro relato en la que dos o más personajes exponen sus ideas (hablan) de manera alternativa. La conversación aparece reproducida en la narración de manera directa para lo que es necesario emplear una serie de reglas.

¿Qué guiones se utilizan en los diálogos de los libros?

Como escribir diálogos en tu novela

Al escribir un diálogo en una narración, cada intervención viene precedida de un guión largo (—). Este guión largo o raya se consigue presionando las teclas CTRL + ALT + guión del teclado numérico si tu ordenador es un Windows y las teclas SHIFT + ALT + guión si usas un sistema MAC de Apple.

Diferencias entre los distintos tipos de guiones:

  • Guión (-)
  • Guión medio (–)
  • Guión bajo (_)
  • Raya (—)

El guión que debes usar es la raya, es decir, este (—). Ni este (-), ni este (_) ni este (–).

¿Cómo se puntúan los diálogos?

A la hora de poner puntos y comas en tus diálogos hay varias reglas a tener en cuenta.

Diálogos directos

Cómo puntuar los dialogos en un texto

Si el diálogo es directo (sin que intervenga el narrador) cada intervención debe finalizar con un punto, un signo de interrogación y exclamación o unos puntos suspensivos. Siempre hay que finalizar la frase así, incluso cuando lo que el personaje dice no es una oración en sí misma.

Por ejemplo:

—Hola.

—¡Qué sorpresa! ¿Cómo tú por aquí?

—Venía a ver qué tal estabas. como el otro día te fuiste muy pronto…

—¿Te apetece que tomemos una cerveza?

Diálogos con aclaraciones del narrador

Si el narrador interviene en el diálogo para describir la escena o el estado de ánimo de los protagonistas, esas aclaraciones son como paréntesis. No se cierra una frase antes de la aclaración del narrador si no que se hace después.

Por ejemplo:

—Estás muy guapo.

—Gracias —Álex se frotó las manos nervioso —. Tu también estás muy elegante.

El “gracias” de Álex es una oración en sí y, por tanto termina con un punto. Pero ese punto se pone DESPUÉS de la intervención del narrador.

Otro ejemplo:

—Me gustaría invitarte a cenar —Marcos sonrío viendo cómo Álex se ponía rojo —, si tú quieres.

—No sé —dudo Álex —. Tengo que trabajar.

Aquí, las frases directas serían “Me gustaría invitarte a cenar, si tú quieres” y “No sé. Tengo que trabajar.“. Cómo véis, tanto la coma de la primera frase como el punto de la segunda van después del inciso del narrador.

Diálogos que contengan signos de interrogación y exclamación

Cómo escribir diálogos directos y con intervención del narrador

Cuando los diálogos incluyen oraciones exclamativas o interrogativas, no se sigue la regla anterior. Es decir, el signo final de exclamación (!) o interrogación (?) siempre va unido al resto de la frase, no después de la aclaración del narrador.

Un ejemplo:

—¡Eso no es cierto! —exclamó Álex loco de celos —¿Es que no lo viste venir?

—¿Qué querías que hiciera? —respondió Marcos irritado —¡No tenía otra salida!

Nunca se pondría, por ejemplo:

—¡Eso no es cierto —exclamó Álex loco de celos —! ¿Es que no lo viste venir?

Mayúsculas o minúsculas en los diálogos

¿Cómo se escriben los incisos del narrador? ¿Con mayúscula al principio o todo el minúsculas? Pues depende.

Si el inciso empieza con un verbo, es en minúscula.

Esta paella está riquísima —dijo Marcos sonriendo —. No sabía que fueses tan buen cocinero.

Si el inciso es una descripción, en mayúscula.

—Esta paella está riquísima —Saboreó despacio mirándole a los ojos —. No sabía que fueses tan buen cocinero.


Hasta aquí el artículo de hoy. Espero que os haya sido útil y que os sirva para poner en papel esas fantásticas ideas que tenéis en vuestras cabezas de escritores. Por mi parte, mayo ya termina así que volveré el martes 2 de junio para recomendaros los mejores libros de ficción LGTB de junio. ¡Ni un mes sin lectura!

PD: Sobre las imágenes: Todas las ilustraciones son de Mohamed Hassan que nos las cede libres de derechos a través de Pixabay.

¡Nos leemos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *